3 nov. 2017

ESQUIANDO VOLCANES EN CHILE, SEPTIEMBRE 2017


JULIO EN AZORES; Aún me quedan 15 dias de vacaciones... y si?... me lanzo?... Hugo (Muntania) tiene un viaje de lo más apetecible a la nieve austral...

Pues venga! a estrenar la temporada de esquí en CHILE subiendo volcanes!

¡Cómo mola!

¡Primero el vídeo de aperitivo!









Sábado 16 de setiembre:

Aterrizamos en Santiago en un día de auténtica primavera. Dedicamos las horas a deshacernos del Jet-Lag y organizarnos el equipaje y la furgo, y de paso dar una vueltecita por Santiago.




Domingo 17 de setiembre: Cerro La Parva 4047m.
Madrugamos un poquito (1 hora antes del desayuno oficial) y nos vamos a la estación de esquí de la Parva. La idea es subir al Cerro La Parva 4047m. Ya que es el primer día, hacer algo suavecito, como 1400 m de desnivel en altura y 7 horas y pico de actividad. Osea, una paliza, pero hemos aprovechado y de qué manera este magnífico primer día en la cordillera de Los Andes.


Saliendo de la estación de esquí "La Parva"

Con la Falsa Parva a la derecha

Zona somital

Cima de La Parva 4047m. Panorama hacia el "Cerro El Plomo"

La bajada de la cima está llena de tiburones y se nos hace difícil, hay muy poca capa, tenemos que descalzar a tramos. Luego mejora e incluso pillamos un tramo con muy buena nieve, aunque nos tocará remontar un poco con los esquís en la chepa. Ya en pistas, la nieve está genial y disfrutamos un montón. De vuelta a Santiago se impone una cerveza y, ya que estamos, una pizza y así nos vamos arreglados al hostel. En Chile, los desplazamientos son largos.


Martes 19 de setiembre:
Amanece nubladísimo, nos vamos al centro de esquí Corralco, Zona de Malalcahuello con idea de subir al Lonquimay, pero al aparcar la furgo el viento sopla con fuerza. El volcán permanece cubierto y el viento arrecia, así que nos vamos a foquear por la estación. Hacemos tres subidas y bajadas por zona soleada, con viento sí, pero con un desnivel de 950 m y alguna bajadica chula. Ni tan mal para el día que hace. 

 


Araucaria

En el pueblo, cervecita artesanal local y decepción en las termas, que resultan ser dos piscinas sin más.
Desde que hemos llegado, jarreando. A ver mañana..




Miércoles 20 de setiembre: Volcán Lonquimay 2865m.
Nos levantamos sin prisa. Al parecer el tiempo va a estar malo hasta el mediodía. Después de barajar varias opciones, nos decidimos a volver al Lonquimay por la ruta normal. Después de registrarnos en la CONAF, llegamos a la  Corralco y... HACE BUENO!. Sin viento y despejado. Tiramos para arriba.








Y sigue buenísimo, espléndido día, aunque al ir subiendo ya empieza a arreciar el viento, pero continuamos sin parar mas que para quitar tablas y poner crampones. Milagro! en la cima se está superbien, se ha calmado el viento.

Cima Lonquimay 2865m.
Cráter del volcán



La bajada empieza con hielo, se me escapa un esquí. Mas tarde veré que no es que se me haya olvidado fijármelo, es que con las anillas que les puse a las botas los mosquetones se abren. El resto no está helado y bajamos a gusto.



Atardecer en el Lonquimay desde Malalcahuello

Malalcahuello ha crecido desde que estuvimos en el 2011, se han abierto bares y restaurantes, pero la tiendica de provisiones sigue igual de castosa. Pillamos algunos víveres y vino para la cena, que nos la preparan en el alojamiento.





Jueves 21 de setiembre: Volcán Villarrica 2847m.
Nos vamos para el Llaima. De Curacautín se coge la carretera que va al centro de esquí, pero pronto se convierte en ripio. Tras bastantes km, cuando nos quedaban unos 15, la pista se corta por la nieve. Sin avisar.

Volcán Llaima


Decidimos continuar hacia Pucón, de probar otro acceso (por el refugio) se nos iba a hacer demasiado tarde para acometer el fuerte desnivel del Llaima y nadie nos garantiza que no esté igualmente cortada en cuanto cojamos altura.

El Volcán desde el pueblo de Villarrica

Legamos a Pucón, dejamos equipajes y nos vamos “al tiro” al Centro de esquí Pucón situado en las faldas del volcán Villarrica. 
Sacamos el pase de peatón no sin dificultad y regateo para que nos dejen subir en los arrastres lo más que se pueda, en la silla 2.
Para cuando calzamos esquís son las 15:30h. Salimos a buen ritmo, sin descanso.






Se nubla y ya lo tengo claro, la falta de visibilidad me decide. Me bajo. Como yo lo subí en el 2011 se ve que no estoy tan motivado. Son las 17’10 y hemos subido 670m en una hora y 40 minutos, no está mal. Mis compañeros de viaje continúan animosos y hacen cima. Supercontentos, ya que el Villarrica, con su cono humeante en el que incluso a veces se ve la lava, es MUY especial.

Foto de Enrico

Ya en la furgo el tiempo se despeja y el Volcán luce esplendoroso. Me arrepiento.
Casi de noche aparecen, ha sido una fantástica experiencia, esquiando al atardecer con la montaña desierta.





Viernes 22 de setiembre: Volcán Quetrupillán 2360m.
Ya hemos "hecho" el Villarrica, así que hay que hacer otro. Hugo propone el Quetrupillán (2360m.). No lo ha subido, pero tiene buena pinta. Ascendemos con la furgo por la pista todo lo que podemos, pero nadie nos quita un buen porteo hasta el campamento El Porvenir, que está a 1050m.

Campamento "El Porvenir" con el "Quetru" al fondo

Empezamos entonces el bosque autóctono, con numerosos árboles secos “con barbas” que le confieren un ambiente fantasmagórico y especial.



Por fin salimos del bosque y foqueamos a campo abierto, con la cima a la vista. Al final se hace largo, pero no es para menos, serán 1450m de desnivel.




Qué magnífica vista! El Villarrica con su humeante antorcha, Llaima, Lonquimay, y el Lanín, gigante local. Todo a nuestro alrededor está a nuestro alcance, la tarde totalmente despejada.





La bajada, buenísima, incluso el bosque se deja esquivar los árboles. Felices y contentos llegamos a la furgo y una vez más la pereza se nos apodera y nos vamos al restaurante. 
Sabado 23 de setiembre:
Hoy no se sabe bien para donde tirar. El trayecto que hay que hacer hasta el siguiente alojamiento es más largo y no conviene alargarse mucho. La idea es ir a los nevados de Villarrica, satélites del volcán, pero después de una hora y 45´ de portear nos volvemos. Aún no se veía donde calzar esquís y el itinerario seguía por la vertiente norte (como aquí la sur).
Las aproximaciones en estas enormes cordilleras son un problema, ya que las pistas no las limpian de nieve y los lugares están muy apartadas.
Nos vamos a Entrelagos.




Lunes 25 de setiembre: Volcán Casablanca 1990m.
Subimos a las canchas de esquí de Antillanca, medio desiertas con un solo andarrivel funcionando. El pronóstico del tiempo dice que va a hacer medio bueno e ir mejorando, pero no es así.

Canchas de esquí de Antillanca


Volcán Casablanca (1990m.)

Cima Casablanca

Vista del Volcán Puntiagudo

Hacemos cima en el Casablanca con niebla y no despeja. La primera parte la bajamos como la hemos subido, con crampones y luego con los esquís. La nieve buena se acaba pronto y luego, además, toca remar. La última parte esta mala.
Hoy también toca cocinar.

Volcán Osorno desde Entrelagos

Volcán Puntiagudo




Martes 26 de setiembre: Volcán Puyehue 2236m.
Madrugamos un poquito, (5 AM) que la jornada va a ser super larga. Hemos contratado unos caballos para quitarnos 800m de porteo. Hay que alistar el material en dos bolsas para que lo suba el caballo, que nos lleven a los improvisados jinetes hasta el punto que puedan llegar los animales y salvar luego los 1150 m de desnivel restantes y bajar 1950m para luego desplazarnos en la furgo durante 7 horas aprox. hasta Antuco.
Esto lo hemos decidido así porque el martes se preveía el mejor tiempo.


Mi yegua torda avanza sin apenas vacilación, aunque le gusta mucho pararse a briznar las hojas de un arbolito que está talado por las veredas del camino. Cuando se lo mandas, reanuda el paso solícita. Ha sido una muy buena experiencia y los animales se han portado muy bien.
Nos dejan a 40 minutos del refugio, que se convierten en casi una hora entre poner pieles y tal, pero lo rebasamos sin parar. Mas arriba ponemos cuchillas y un poco más los crampones, está muy dura.

Volcán Puyehue 2236m.




El cráter del Puyehue es enorme, no se de dónde saldrían las cenizas de la erupción de cuando estuvimos en el 2011, pero es gigante. Hay esquiadores que bajan al cráter, pero nosotros no tenemos tiempo, será para otra ocasión.

Cráter del Puyehue
Vistas del Puntiagudo y Osorno

 Tras el almuerzo de rigor bajamos, primero con los crampones y luego muy bien, hasta el refugio, que tiene unas 14 literas con colchón de ramas. Es libre y tiene una estufica y cristales. Para pasar una noche no está mal.

refugio

Los 1.950 m de bajada pesan y al final me salen dos ampollas. 
Tras recoger los equipajes en Entrelagos, carretera. Con sólo parar a comer una hamburguesa llegamos a las cabañas “Turismo Curalemu” en Antuco a las dos de la madrugada.
Ha merecido la pena.



Miercoles 27 de setiembre: Volcán Antuco 2979m.
Ugh! A las 8 desayuno y vuelta al tajo, que hoy va a seguir haciendo bueno.
Nos cobran 3000 CLP/pp para acceder al parque y llegar a las canchas de esquí, que están cerradas. Por las dudas voy a preguntar, platicamos un poco y resignado me preparo. Va a tocar sufrir.

Volcán Antuco

pistas de esquí 

Al rato viene el de la estación y nos ofrece arrancarnos el segundo andarrivel por 5000 pp quitándonos así casi 500m de desnivel. Es tarde y arrastramos la excursión del día anterior, así que aceptamos sin dudar. Tras el arrastre ya no hay pistas y debemos abrir huella.





A medida que ganamos altura vamos viendo magníficas vistas de la laguna del Laja. Espectacular!
En la cima, el cráter es pequeño, descarnado y humeante. Las vistas sobre el lago, Sierra Velluda, volcanes circundantes, valles glaciares, es buenísima, como siempre.




Sierra Velluda
cono volcánico


La primera parte de la bajada resulta ser de 40° y un poco helada, me impone un poquito, pero nos tiramos todos. En seguida afloja la pendiente y es una gozada hasta abajo.
Una vez más se nos apodera la pereza y nos vamos a un restaurante básico del pueblo, pero nos han dado bien a buen precio. 



Jueves 28 de setiembre: Sendero Mallín del Toro
Nos vamos de nuevo al parque nacional y le regateamos al guarda, que al final nos cobra 4 entradas sólo 😂
Nos adentramos en el sendero Mallín del Toro con la idea de subir un monte desconocido para nosotros que hay al fondo del valle. Hugo no ve bien  la nieve y nos sube a una atalaya de donde tenemos buenas vistas del lago, volcán y Sierra Velluda. La bajada es mala.





Viernes 29 de setiembre:
Viaje a Santiago, y preparación de los equipajes. Desidiosos, empezamos a picar y terminamos comiéndonos las sobras que nos quedaban en el patio del Parrón de Colores.
Nos vamos de Chile habiendo hecho mucha actividad, pero con inmediatas ganas de volver, ¡hay tanto para descubrir!